domingo, 19 de marzo de 2017

Robert Duncan - La poesía, algo natural



Ni nuestra depravación ni nuestras virtudes
fomentan el poema. “Surgen
        y mueren
como ocurre todos los años
       sobre las rocas.”

        El poema
Se alimenta de pensamiento, sentimiento, impulso,
        para engendrarse a sí mismo
una urgencia espiritual salta en la oscuridad de las escaleras.

Esta belleza es una persistencia interior
        hacia el origen
esforzándose contra (dentro de) la corriente del río,
        un llamado que oímos y respondemos
desde la demora del mundo
        bramidos primordiales
desde el cual el mundo más joven puede brotar,

el salmón no en el pozo en donde
        caen las avellanas
sino luchando en la cascada, inarticulado,
        tiene éxito a ciegas.

Esto es una fotografía apta para la imaginación.

Un segundo: un alce pintado por Stubbs,
donde el extravagante cuerno del año pasado
        está tirado en el suelo.
El desolado poema con cara de alce lleva
        nuevos capullos de asta
        lo mismo,

“un poco pesados, un poco rebuscados”

su única belleza es ser
        todo un alce.



De Tensar el arco y otros poemas (Bartleby, 2011)
Traducción de Marta López-Luaces

 George Stubbs, The Moose, 1773

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada